Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

Hay que parar. Hay que decir basta. Hay que decir no.

El conformismo mina morales, ideas, ganas. Cierra puertas, ahoga ilusiones, apaga miradas. Si estamos como estamos es por no querer estar mejor, por no luchar para estar mejor. El miedo es un sentimiento muy humano. Nuestro lastre, nuestro talón de Aquiles. Al final, nuestra perdición.

No hay un día en que no piense todo esto.

Y, sin embargo, no hay un día en que me atreva a actuar. Actuar de verdad. Como todos, converso en el bar, lo vuelco sobre mis amigos o mi familia, critico, me enfado, siento toda la presión pasar de mi espalda a mi garganta y a veces ni siquiera puedo dormir. Me digo: “De mañana no pasa”. Tengo mil motivos. Pero, como los demás, encuentro mil excusas. Nunca será el momento adecuado. No nos movemos. No nos permitimos ganar.

¿Cómo podemos quedarnos quietos? ¿Cómo? Mientras quien dice basta por ti es otro. Te echan, te frenan, te bloquean o, peor, te callan. Quizás algo esté cambiando. Por todo ello, compañeros de todos los medios de comunicación se unieron el sábado en una iniciativa histórica, Mitjans en lluita. Por todo ello, también, la redacción de El Mundo Catalunya convoca tres días de huelga la semana que viene ante el anuncio (semisecreto, forzado) de nuevos despidos en una redacción mucho más que eficiente, familiar y ya mermada por un ERE injusto hace menos de un año.

Ya no nos unimos para salvar nuestro puesto, conscientes de que la empresa (como haría cualquier otra) tomará las decisiones por nosotros sin contar con nosotros. Al final, nos unimos aunque sólo sea por salvar la dignidad. Porque eso es lo primero que te intentan quitar. Cuando lo consiguen, el resto de atrocidades que tienen planeadas en aras de la rentabilidad les resultan más sencillas. Pero el rumbo seguirá sin estar marcado.

El día en que no tengamos nada posiblemente podremos cambiarlo todo. Porque no quedará, tampoco, miedo paralizante. Miedo avergonzante. Miedo asfixiante.

kazantzakis_words

“Nada temo. Nada espero. Soy libre.”

Epitafio de Nikos Kazantzakis
Anuncios