Etiquetas

, , , , ,

Flores invierno

Eh, tú, Febrero: un día aparecerás y no temblaré.

Llámale cambio climático, llámale cambio estratégico. La cuestión es que vendrás, porque siempre vuelves, porque nunca te vas, y no voy a notar este hormigueo recorriéndome todo el cuerpo.

Eh, tú, Febrero: un día aparecerás y no se me erizará la piel.

Hasta entonces, voy a reconocerte el mérito de hacerme pasar por toda esta escala de colores y de causar este cúmulo de contradicciones que no hacen más que confirmar lo que ya sé.

Eh, tú, Febrero: un día aparecerás y… ¿y si no apareces más?

No habrás sido nunca primavera ni mes de abril. Sólo… escarcha en las pestañas en vez de en el jardín. Todas las flores que no probé.

Anuncios