Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Acaba el año de las lecciones que nos han dado los iaioflautas y la PAH, el afortunado fracaso de Eurovegas para mi adorada Cataluña, el desafortunado éxito de Eurovegas para mi querida Madrid. El año del desacuerdo generalizado, las huelgas, las protestas, las pelotas de goma, los recortes, las sangrías, el retroceso por el retroceso, el desmantelamiento de los sistemas públicos de sanidad y educación más que meditados. Una reforma laboral insólita. Un récord de paro mundial. El clamor de Cataluña, el protagonismo innecesario del Mesías Mas, la ofuscación de cierta España, los Sinistros propugnando leyes absurdas y retrógradas. Adiós a 366 días de corrupción poco perseguida. Los más de cinco millones y medio de parados. La prima de riesgo, los bancos rescatados, la subida del IVA. Y la ciencia y la cultura, estremecidas. Y la política, inaprendida. Y el periodismo, desaparecido. Y la sociedad, compungida y agarrotada. Los pocos que consiguen moverse han empaquetado sus recuerdos en poco más de 20 kilos y se han marchado y nos han dejado muy solos. Pero nadie puede culparles. Acaba el año de la INjusticia social. Acaba el año en que muchos tienen la sensación que cada día ha sido 28 de diciembre.

Quiero decir que ahora estamos más despiertos. Quiero decir que 2013 será mejor. Y también quiero deciros que sólo lo conseguiremos diciendo BASTA. Hay pocas cosas que tenga más claras. No es la hora de los valientes. 2013 es el AÑO de los valientes. Con sus 8.760 horas para serlo. 2013 es el año del gran salto. 2013 es el año de romper muchos silencios. 2013 es el año de volver a soñar porque nos lo merecemos y porque ellos NO tienen derecho a quitarnos eso.

A good day

Mi fórmula para capear el temporal de 2012 ha sido rodearme bien. A pesar de lo crítico de mis palabras, para mí ha sido un buen año. Pero si véis que me olvido alguna vez de que otros no han sentido lo mismo, devolvedme a la tierra. Porque ha podido ser un año de INjusticia social pero yo no quiero caer en lo mismo.

A los que me habéis salvado del abismo, gracias. Sin duda siempre es mejor reírse de forma natural con tus amigos que de forma nerviosa porque sientes que unos cuantos desconocidos demasiado vistos y demasiado pagados te están tomando el pelo. Así que mi consejo es que, ya que muchos sentís que casi nada está en vuestras manos, al menos elijáis lo que podéis elegir: la compañía, la banda sonora, las letras que acompañen vuestros días, los ratitos de felicidad que os dé esa persona, los errores que cometéis.

Gracias a todo eso mi 2012 sabe mucho mejor.

Muy, muy feliz 2013. Puede serlo. De verdad que sí.

Anuncios