Lamerse las heridas está bien. Pero mañana el mundo tiene que volver a ser mío. Y lo será.

Anuncios