Etiquetas

, , , ,

Como si pusiera en esto el mismo esfuerzo que para hacer un sprint. Sólo que continuado durante meses. Un sprint eternizado. Ninguna línea de meta. Sólo esfuerzo, resistencia inaudita, muchas, muchas ganas… Y contradicciones. Tomando aire en esos segundos en los que veo que nadie me sigue. Tomando aire o perdiéndolo. Porque nadie me sigue. Sin parar. Seguir corriendo. Y un día, lo sé, salir corriendo. Pero en qué dirección.

Y tengo muchas más preguntas. Como qué pasa cuando llegue a la meta. O qué pasa si no hay meta. O qué hacer si sólo yo la traspaso. O si soy la primera en cruzar la línea. O la última. O cuánto dura un sprint. O cuánto dura este sprint. O si me cansaré algún día de correr. O por qué corro exactamente. O si voy a verlo todo siempre así de borroso o algún día los pinares por los que paso recuperarán su forma. O si el sol volverá a ser sol o será para siempre ese borrón luminoso que a veces me ciega.

Fotografía de Mayte Cabrejas extraída de afpvallisoletana

 

Anuncios