Etiquetas

, , , , ,

En un mundo sordo por tanto ruido cada vez aprecio más algunos momentos de silencio individual y la palabra colectiva en la calle. Sólo que hay quien no respeta jamás los silencios necesarios y lo colectivo, en cambio, está más mudo que nunca a pesar de que la situación requiera gritos. El mundo al revés. Y así nos va.

 

 

Anuncios