Etiquetas

, , , , , , , ,

Rajoy representa a esa España rancia de la que siempre reniego. Y no lo digo porque use las palabras “vericueto” o “meridiana claridad”.

Rajoy representa a esa España antigua que nos encadena de manos y tobillos, por ejemplo, a las hipotecas o a los préstamos del banco (“¿Quieres 10.000 para reformar la cocina? Te damos 2.500 más y te compras un ordenador bonito”).

Hoy, en la inaudita (y tardía) rueda de prensa para explicar el rescate a la banca (o la recapitalización o la apertura de la línea de crédito), el Presidente ha dicho unas cuantas barbaridades. Los titulares van a llenarse de las contradicciones con De Guindos sobre la influencia en el déficit o con su última perla sobre que va a perderse la victoria de Nadal por ir a Polonia a ver a la selección española de fútbol en el partido inaugural de la Eurocopa.

Yo, sin embargo, me quedo con otra frase que me ha escandalizado. Mariano Rajoy ha dicho que el FMI estimaba en 40.000 millones lo que necesitaba la banca española para sanearse. Pero que si nos daban 100.000 tendríamos un magnífico “colchón”.

Mariano, hablamos de un CRÉDITO que produce DEUDA. Hablamos de algo que HAY QUE DEVOLVER. Hablamos de que “lo de ayer” nos traerá problemas mañana. Hablamos de que no es lo mismo devolver 40.000 que 100.000.

A continuación, el Presidente del Reino de España ha vuelto a decir que hemos gastado por encima de nuestras posibilidades. Y yo no lo niego, pero añado que ahora él nos mete en un follón con Europa que nos arrastrará al fondo del océano. Y no, no podremos nadar hacia la superficie porque tendremos 100.000 millones de peso tirándonos hacia abajo. Espero que, mientras tanto, Rajoy esté durmiendo a gusto sobre su colchón.

Un Presidente debería dar ejemplo. Y éste lo hace: para mí representa todo aquello de lo que quiero huir.

Anuncios