Etiquetas

, , , , ,

La red (qué concepto, cómo atrapa) está llena de palabras que no van a decirse jamás, como antes lo estaban las páginas de los diarios personales, emborronadas, llenas de la tinta que daba forma a miles de sentimientos que no debían coger forma en ningún otro sentido.

La diferencia es que ahora uno va navegando y hace buena constantemente la frase de “una cosa lleva a la otra“. Del mismo modo que un vídeo nos enlaza a otro en el rico YouTube, las palabras se encadenan hasta que encuentras rincones donde cada uno se desgarra a su manera, a la vista de todos y a la vez de nadie.

¿No os habéis quedado nunca presos de los garabatos cibernéticos de un desconocido?

Anuncios