Etiquetas

, , , , , , ,

Para los que hemos vivido en una suerte de estado del Bienestar hasta ahora, ver cómo un gobierno ansioso de poder, condenado históricamente a la oposición, que ahora asume la alcaldía de nuestra ciudad, destroza lo que teníamos es frustrante y, para no perder un adjetivo que hemos sudado, también indignante.

Pero debe ser más duro todavía para alguien que ha luchado toda su vida por mejorar la nuestra, alguien que se ha entregado a las luchas vecinales, sin importar si eran grandes o pequeñas, para que las generaciones futuras pudiésemos disfrutar de calles más vivas, de barrios más dignos, de ciudades y personas activas.

Y resulta que en medio de este panorama desolador en que nos recortan tiempo de vida, nos echan al frío en las interminables colas del INEM o nos congelan hasta nuestras almas, siguen habiendo luchadores que no se rinden y que, además, hablan claro. A ellos debemos estarle eternamente agradecidos esos jóvenes que nos reunimos con los amigos, que estamos realmente preocupados y nos lamentamos pero que NO nos movemos. ¿Qué nos pasa? A ellos que han querido que creciéramos en un mundo mejor.

Los que me conocéis sabéis que el instinto maternal que se les supone a las mujeres aún no ha aparecido ni por asomo en mí. Sin embargo… no tengo por qué desear que nadie viva peor de lo que yo he vivido. Sería egoísta, sería mezquino. No tendría sentido. Creo que vale la pena pelear por lo que otros habían conseguido para nosotros aunque sólo sea por agradecerles lo mucho que han hecho.

Hoy nuestro amigo Boi Ruiz nos ha dejado otra perla. Quizás debamos empezar a juntarlas solas. Dan para un libro sobre la desfachatez humana.

“Vivir peor no es vivir mal”

Qué poca vergüenza, qué descaro, qué gran insulto a los inconformistas. Hasta ahora sólo ponía en entredicho su valor como político, como gestor. Ahora tengo claro que, además, vale poco como ciudadano. Su actitud estudiadamente resignada a lo peor no sólo le condena a usted. Lamentablemente, una parte del electorado apoyó a su partido, el partido le designó a usted como conseller de Salut y ahora NOS ARRASTRA A TODOS A SU MEDIOCRIDAD.

Me gustaría saber qué le diría Maruja al conseller.

Anuncios