Etiquetas

, , , , ,

Hoy he visto un vídeo que me ha devuelto un poco a mi lugar.

Los que me conocéis sabéis que no estoy, para nada, en mi mejor momento. De fresca y de vibrante, nada. Más bien espesa, recalentada y sin ningún tipo de chispa ni burbuja. Agotada, aburrida, desilusionada.

Hay días en que continuar suena a utopía. Por suerte, en algún momento de cada día alguien te hace sonreír, te da un abrazo inesperado (a veces incluso los virtuales son cálidos si son sinceros) o ves uno de estos documentos que te hacen recobrar un poco la esperanza, que te reconcilian con el mundo y contigo misma.

Perezosos, abstenéos de verlo. No me refiero a los de “no tengo tiempo” (vamos, ¿qué es un minuto 42 segundos de vuestras vidas?) Invito a abstenerse ni siquiera de verlo a aquellos que crean que “las cosas son así y no van a cambiar”. O a los que “porque yo haga un sólo gesto no cambiará nada. O somos todos o no sirve”. Incluso a los de “Si a mí me gustaría, pero no sé ni cómo hacerlo”. Actitudes como las vuestras sí que no ayudan.

No es una confesión impactante que os diga que yo tampoco sé por dónde empezar. Hay tanto por arreglar que cuesta iniciar el sendero hacia una mayor justicia social. Hacia una verdadera humanidad. Hacia una mejor democracia. Hacia una recuperación de valores que, no sé ni cómo ni en qué momento, hemos perdido.

Pero los demás mirad esto y dejáos sorprender. A veces cuesta de creer pero es muy posible que los humanos no seamos los seres egoístas en los que nos convertimos al crecer, al vivir. Existe algo en nosotros que nos hace cambiar. Para bien y para mal. ¿Por qué no damos marcha atrás?

He creído toda mi vida que, en todos los terrenos, querer es poder. Y cuando ya estaba a punto de pensar que no, que he estado 22 años dando consejos equivocados a mis amigos y engañándome también a mí misma con un falso y cegador argumento… entonces… entonces he visto esto. Y he vuelto a ser yo. Y he vuelto a pensar que Querer es poder. Y que podemos.

Anuncios