Etiquetas

, , , , , , ,

¿En qué momento pasa esto? ¿Cuándo dejamos de ser niños? ¿Cuándo empieza a doler?

¿Es en la primera ruptura? ¿La distancia? ¿Una enfermedad siempre injusta? ¿Una muerte cercana? ¿Un accidente que puede cambiarlo todo? ¿El envejecimiento? ¿La pérdida de identidad? ¿La ausencia? ¿La soledad?

¿Por qué antes no nos dolía? ¿Es que el dolor no estaba ahí fuera? ¿Cuándo empezamos a sentirlo como un compañero más de viaje? ¿Cuándo debemos acostumbrarnos? ¿Cuándo acabará?

Por algún motivo, de golpe, a golpes, empezamos a ser conscientes. Explota la burbuja, se rompen los esquemas, se trastocan los planes y las mentes con ellos. Algo cambia alrededor y, paulatinamente, algo cambia en ti. Las injusticias parecen más injustas, la vida menos vida y la muerte más muerte. Y, por supuesto, el dolor sigue siendo dolor mientras tú no paras de hacerte preguntas. Y no hay respuestas. Nunca hay respuestas. Y quizás ése sea el dolor menos llevadero. La duda. La falta de entendimiento. La inexistencia de una razón.

Nunca me he llevado bien con la incertidumbre.

Anuncios